vela(26/08/2013) Fue en primavera cuando se puso en marcha el proyecto. Tanto la directiva de El Anillo como la de Fexvela (Federación Extremeña de Vela) estaban interesados en desarrollar un curso de vela en uno de los escenarios más privilegiados en Extremadura para la práctica de deportes náuticos, el pantano de Gabriel y Galán.
Previamente al curso, la afición a este deporte ya empezaba a verse en el conocido pantano que rodea la abandonada villa de Granadilla, pero ha sido gracias al acuerdo alcanzado entre la Federación y el Anillo lo que ha hecho posible que se ponga en marcha una acción formativa que ha despertado interés dentro y fuera de Extremadura.

«Me ha dicho mucha gente que se quieren apuntar, pero se han enterado tarde», afirma José Manuel Sánchez-Ocaña, coordinador del curso y miembro de la Federación Extremeña de Vela. «Aunque, dada la creciente demanda, seguramente hagamos más cursos en breve», afirma José Manuel. «Hicimos campañas con carteles, por correo electrónico y también a través de las redes sociales, pero lo que más ha funcionado ha sido el boca a boca», añade Luisa Domínguez, directora de El Anillo.

La relevancia del proyecto no se queda sólo en realizar futuros cursos de vela, sino en crear una escuela oficial de este deporte, en alza en Extremadura, que sirva para «conocer la importancia de los recursos hídricos y ser un valor añadido para el turismo interior extremeño», indica Domínguez.

Una vez establecida la escuela, ésta contará con cursos de perfeccionamiento y monitor de vela, a lo que habrá que sumar la puesta en marcha de nuevas regatas a nivel nacional e internacional. «Este pantano cuenta con las requisitos para poder realizar un triángulo olímpico, recorrido que se precisa para poder realizar las regatas de vela», afirma José Manuel.

Además, y como complemento a la vela, la directora de El Anillo confiesa estar preparando otro proyecto paralelo relacionado con el medio acuático, una escuela de piragüismo. «A la gente cada vez le interesa más la cultura del turismo náutico y eso también lo vamos a aprovechar». Para ello ya cuentan con material cedido por los clubes extremeños de piragüismo y con el apoyo del director general de Deportes, Antonio Pedrera, que apuesta tanto por la vela como por el piragüismo.

Mientras, los doce alumnos inscritos comienzan a manejar conceptos como babor y estribor, vela mayor, orza o botavara. «Nos gusta mucho la vela y no queremos bajarnos nunca del barco», indica un de los más jóvenes alumnos mientras se preparan para la jornada.

Aunque antes de navegar, sus monitores les recuerdan cómo se arbola el barco, el funcionamiento del mismo, la teoría del viento o cómo respetar y valorar el entorno natural en el que están. «Al principio, tenían un poco de miedo por el desconocimiento y el asombro que les causa un barco, pero poco a poco han ido cogiendo confianza y poniendo ganas para aprender más», afirma José Ignacio Fernández, monitor del curso.

Futuros navegantes de Salamanca, Plasencia y de localidades cercanas al pantano conforman la lista de alumnos que surca ya las aguas del Gabriel y Galán en el primer curso que organiza la Federación Extremeña de Vela, junto con El Anillo.

Desde las 10.00 de la mañana hasta las 20.00 horas se divierten recibiendo lecciones sobre el mundo de la vela de la mano de sus monitores, uno de ellos participante en el campeonato mundial de vela. «El nivel de los monitores es muy alto y estamos muy orgullosos de ellos», indica el coordinador del curso, que señala la complejidad de tener a unos instructores tan bien preparados dando el curso. Hoy mismo los alumnos realizarán la regata de clausura del curso con la que pondrán fin a una semana de experiencias que les ha permitido obtener una licencia oficial de Fexvela.

Fuente: Diario Hoy

Anuncios

Los comentarios están cerrados.